Partido doloroso a beneficio de De Wit

Partido doloroso a beneficio de De Wit

El 5 de mayo de 2013, Rob de Wit le entregó el trofeo de campeón a Siem de Jong. El ex jugador del Ajax abrió oficialmente la celebración del campeonato número 32 del Ajax. Hace 25 años, De Wit se vio obligado a decir adiós al fútbol durante un partido benéfico. Ajax.nl habla con el ex jugador del Ajax, acerca del 28 de mayo de 1988, un año de fútbol mágico y doloroso.

Tres accidentes cerebrovasculares dejaron su huella destructiva en Rob de Wit. En el momento en el cual el lateral izquierdo, quien había venido de FC Utrecht en 1984, había comenzado a encontrar su ritmo con el Ajax, el destino lo golpeó sin piedad. Las cosas fueron mal primero en el verano de 1986. El lateral trató de luchar con valentía, pero después de una última sesión de entrenamiento - que fue, de hecho, una sesión de rehabilitación en marzo de 1988 - él simplemente no podía continuar. Su compañero de equipo Ronald Spelbos ve a su amigo sufriendo, y le dice lo que De Wit sabía desde hacía mucho tiempo. "Tienes que dejar de jugar". Poco después, De Wit tomó una decisión dolorosa. Adiós al fútbol. "Por supuesto que hablé con la gente a mi alrededor, pero yo pude sentir por mí mismo que simplemente ya no funcionaba", dice De Wit, veinte y cinco años más tarde.

Así que el 28 de mayo de 1988 fue el partido benéfico de 'Robbie de Wit: Ajax - Nederlands XI' entre Ajax y la selección nacional Holandesa - en el camino hacia el campeonato Europeo en el oeste de Alemania, que resultaría ser de oro - . Los carteles mostraban una foto de un concentrado De Wit. El balón estaba fielmente pegado a su zapato izquierdo. Ese era De Wit en su mejor momento. La llamada para venir a de Meer no se quedó sin respuesta. El 28 de mayo, once mil personas se congregaron en las gradas del viejo y soleado estadio de Ajax.
"Todos estaban allí para el partido a beneficio de Robbie de Wit el 28 de mayo", escribió la revista de Ajax/ noticias del club, poco después del final del partido de despedida. "Todo el mundo, los jugadores del Ajax, los jugadores de la selección Holandesa, sus amigos personales y, por supuesto, los fanáticos (...) Fue un evento emotivo y sincero. Gracias especialmente a el público, una gran cantidad de personas que vinieron a de Meer ".

25 años más tarde. Un mes después de su distinguido papel en la ceremonia de homenaje en el Amsterdam ArenA, Rob de Wit (49) nos muestra su apartamento en Nieuwegein. El amplio apartamento presenta algunas fotos deportivas y fotos de partidos como un homenaje a la carrera profesional del lateral izquierdo. "Este libro es sagrado", dice De Wit, mostrando un libro de grueso volumen. El libro respira una fresca vida y la emoción durante el partido a su beneficio. El 28 de mayo del 88, un fotógrafo no se alejó de De Wit ni un solo instante. Todo esta grabado. Desde su llegada al de Meer hasta su vuelta de honor alrededor del campo sobre los hombros de sus ex compañeros. Todo está allí - de principio a fin.

"Fue todo un acontecimiento", recuerda De Wit, mirando las fotos de ese día, así como el folleto del programa oficial del partido a beneficio de Robbie de Wit. "Ajax lo había organizado muy profesionalmente, en ese momento. Puedo recordar algunas cosas, pero me he olvidado de muchas también. En un día como ese, hay tantas impresiones ... usted está en una especie de nube. Es un honor, y muy especial, que se organize un acto benéfico como este para uno. Y que muchas personas van al estadio por uno. Por otro lado, te das cuenta de que es sin duda el final ".
Acerca de los días de gloria, antes de los problemas físicos. De Wit fue un jugador de Ajax puro y un favorito del público. Con el humor como su arma principal, el lateral izquierdo se abrió paso a través del cerrado equipo del Ajax. "En Utrecht, yo era el favorito del público cuando era un niño", dice De Wit, recordando el inicio de su carrera profesional. "Allí, uno juega bien una vez. Pero los próximos cinco, seis partidos, uno no hace ni siquiera un simple disparo. Y en el Ajax, eso no podría suceder. Tenía que ser más consistente, estar en un nivel estable ".

El nativo de Utrecht entrenó fuertemente bajo Aad de Mos, un entrenador que lo llevó a sustituir a Jesper Olsen. Después de una difícil temporada de su debut en '84-'85, no fue hasta su segunda temporada en la que De Wit se abrió y dio sus pasos como jugador del Ajax. "Jugué con intuición. Quería tener siempre balón, y hacer mis jugadas. Se puede comparar un poco de cómo Arjen Robben juega ahora. Tenías que dejar que las cosas vinieran a ti y reaccionar impulsivamente. Sólo reaccionar. Así es como marqué mi gol para el equipo Holandés contra Hungría (14 de mayo de 1985, Hungría – Holanda, partido para la calificación de la Copa del Mundo). En una fracción de una centésima de segundo, uno decide hacerlo. Uno no piensa en ello ".

Cuando De Wit, después de tres accidentes cerebrovasculares, se da cuenta de que sus piernas no pueden hacer lo que su entrenador quiere que hagan, su carrera en el fútbol llega a su final definitivo. Después de su dolorosa decisión, el 28 de mayo, vestido con camisetas azules, los jugadores del Ajax se enfrentan a los jugadores vestidos de blanco de la selección Holandesa. Las imágenes, las pancartas con 'Gracias Robbie' y 'Orange pierde Robbie', ilustran la popularidad de De Wit con los seguidores del Ajax. En otra foto, tomada poco antes de el partido benéfico, De Wit está siendo abordado por Marco van Basten. Una gran cantidad de fotógrafos se centraron en De Wit, quien escuchaba con la cabeza inclinada, durante el discurso. Estas no son las primeras, o todas las emociones del partido de homenaje en de Meer.

"Muy pocas personas presentes pudieron contener las lágrimas cuando Rob de Wit, a diez minutos del final del partido, fue levantado por sus compañeros en sus hombros, y recibieron una efusión de amor de sus seguidores", señaló la revista de Ajax/ noticias del club. "Fue una despedida, pero con estilo, adiós a un joven que sorprendió regularmente a sus fanáticos con sus excelentes pases, sus tiros inesperados y su actitud abierta".

El hecho de que esa tarde el Ajax perdió por 1-3 contra el equipo nacional Holandés fue lo menos importante. De Wit recibió una despedida que, por supuesto, nunca hubiera deseado para sí mismo. En la conferencia de prensa final, el entrenador del equipo nacional Rinus Michels pusó a el desafortunado jugador en un pedestal. 'A mi lado está un hombre que voy a extrañar. El hombre que, de hecho, pertenece al flanco izquierdo de la selección Holandesa ", dice el entrenador quien un mes después lideró al equipo holandés para convertirse en campeón de Europa. Mientras sus ex compañeros jugaban sensacionalmente en el Campeonato Europeo, De Wit no quería ver todos los partidos. El año de 1988, fue probablemente el más doloroso en la historia del lateral izquierdo. "Tuve un momento difícil en ese año. Ese dolor no desapareció hasta más tarde. Cuando el equipo Holandés estaba en la final, fue muy difícil para mí. No porque yo no quería que los chicos ganaran. Pero, sobre todo debido a la idea de que yo también podría haber estado allí ".